“Estudio Filosofía, la famosa carrera sin salidas»

Redacción: Rubin Pérez Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual UFPC

Foto de Nerea Rodríguez leyendo a Sartre

Hoy Nerea Rodríguez, una estudiante de filosofía de primer año, nos concede una entrevista para dialogar sobre el papel del pensamiento crítico en la sociedad, su motivación para estudiarla y sus expectativas laborales. Asimismo, nos describe cómo es aprehender la materia más antigua del mundo, la reflexión, que ha sido relegada a la categoría de “la famosa carrera sin salidas”.

P: Según el periódico El Mundo, el Ministerio de Universidades ha sacado unos datos sorprendentes sobre el repunte de estudiantes que escogen filosofía como carrera. En los últimos cinco años, el grado ha pasado de estar en peligro de extinción a subir en un 33% su número de matriculados, de 22.289 en 2018 a 24.387 en 2020. Esto se debe a que el sector tecnológico en auge en los jóvenes filósofos profesionales altamente cualificados con pensamiento crítico y creatividad, habilidades muy buscadas en el mercado laboral. Hoy hablamos con Nerea Rodríguez, estudiante de Filosofía; buenos días, Nerea, ¿qué tal? ¿cómo estás? ¿Qué tal si te presentas?

R: Buenos días, muchas gracias por invitarme. Soy Nerea Rodríguez y estoy estudiando el doble grado de Filosofía y Ciencias Políticas en la URJC, en el campus de Fuenlabrada, en Madrid. He empezad hace apenas un mes, pero te puedo decir que, de las dos carreras, por ahora, me está gustando más filosofía, recuerda a lo que dimos en el instituto, aunque mucho más denso, claro; mientras que ciencias políticas se me hace más pesado, pero estoy segura de que eso cambiará con el tiempo.

P: ¿Y qué te motivó a estudiar filosofía?

R: Lo que más me sedujo fue ver, en Bachillerato, por primera vez, una asignatura que promovía el juicio crítico y me parecía muy interesante ver que, aunque todos los autores tenían pensamientos distintos, todos estaban argumentados. Desde ahí descubrí mi pasión por leer filosofía. Además, gracias al entusiasmo de mi profesora, estuve mucho más atenta y receptiva en las clases y, a día de hoy, considero que me ha marcado como persona.

P: Ya que mencionas el pensamiento crítico y la capacidad de raciocinio, ¿qué piensas sobre la nueva ley de educación, que limita y elimina el estudio de los valores éticos y la filosofía en la ESO y Bachillerato?

R: Me parece horrible. De hecho, creo que lo hacen para que la juventud se deje de plantear preguntas que otras asignaturas no dan cabida. Es muy triste que no den oportunidad a los que quieran descubrir el mundo de las letras puras.

P: Con respecto a la noticia que comentaba al inicio de la entrevista, ¿te gustaría trabajar en el equipo creativo de alguna empresa o tienes alguna idea sobre a qué quieres encaminar tus estudios?

R: La verdad es que no tenía ni idea de que las empresas buscaban ese tipo de perfiles, no me había planteado trabajar un grupo creativo, mis compañeros tampoco, porque al pensar en filosofía solo piensas en ser profesor y te dicen frases como: “piénsatelo bien, ya que ser profesor es la única salida”.

P: Sabemos que cuando se menciona la palabra filosofía, siempre viene con la coletilla detrás, “la carrera sin salidas”. ¿Cómo gestionas eso? ¿Te preocupa o te da miedo verte con dos carreras dentro de cinco años y sin trabajo?

R: No me atormenta mucho, al menos no por ahora, ya veremos en cuarto o quinto… [risas] Por ahora estoy centrada en disfrutar de la experiencia y prefiero no preocuparme demasiado. En parte también opté al doble grado con ciencia políticas por eso, para tener dos caminos laborales.

P: Uno de los argumentos en contra de esta rama del conocimiento es que es muy teórica y abstracta, lo que implica que las teorías son “poco aplicables a la vida real” ¿Es realmente teórica la carrera?

R: Sí es bastante teórica, pero también hay momentos prácticos. Por ejemplo, en Estética el profesor nos mandó a leer El Banquete y hacer con esa lectura un seminario, discutiendo cuestiones de la belleza y de cada discurso en clase. Eso motivó a disertar sobre el origen del amor, si la belleza es subjetiva, cómo se percibe la belleza y otras cuestiones.

P: ¿Por qué crees que a la gente no le interesa la filosofía o se muestran escépticos ante ella?

R: Como en todo, existe mucho prejuicio y estos están muy presente en la materia. Sin ir más lejos yo al principio de Bachiller pensaba: vaya rollo de asignatura. Se suele juzgar mucho y se cuestiona la utilidad de estudiar pensamientos de hace tantos siglos.

P: Ahora que te has dado cuenta de que no es así, de que todo lo que se dijo en la Antigua Grecia es aplicable a la vida contemporánea, ¿hay muchos debates filosóficos en clase sobre cuestiones actuales?

R: Sí, no solo en las asignaturas sino también fuera del horario de clase, ya que en el grupo de WhatsApp de clase hemos tenido muchísimos debates sobre cuestiones filosóficas, como: ¿el bien es universal o relativo? ¿Cuál sería un sistema de gobierno y económico ideal? ¿Es aceptable la pena de muerte?

P: ¿Cómo es convivir con gente que sabes que está haciendo la carrera por pura vocación al igual que tú?

R: Es algo que motiva bastante, porque conoces a personas que sienten pasión por lo mismo que tú. Por ejemplo, conozco gente que ha leído voluntariamente Crítica de la razón pura de Kant, que es un libro difícil de leer, pero lo leen porque les gusta. Y agrada mucho poder hablar de filosofía con gente que de verdad sabe de lo que habla pero que además le apasiona, cada uno desde su ideología y sus influencias de cada autor, por supuesto.

P: ¿Tienes tú algún autor favorito o no hay preferencias?

R: Por ahora me quedo Kant, me leí su antropología práctica y la parte de la ética, que no me gustó mucho. Me parece que ofrece un modelo muy completo, no se limita a escribir metafísica. Pero estoy segura que cambiaré de autor favorito con el tiempo. Contemplo cierto interés por Nietzsche, pero es cierto que traté de leerme Así habló Zaratustra y me pareció un tostón.

P: ¿Cambiará con el tiempo entonces?

R: Probablemente, porque con todos los pensadores tan interesantes que hay… Por ejemplo, conozco a un chico que empezó igual que yo, adorando a Kant, un día descubrió a Schopenhauer de casualidad y ahora no para de hablar de él.

P: Para cerrar la entrevista de la manera más filosófica posible, ¿cuál es la mayor reflexión que te llevas de la universidad?

R: Principalmente la de si el bien es universal o relativo. Porque yo, por ejemplo, pienso que el canibalismo está mal, pero hay poblaciones indígenas en las que está bien visto, así como el velo en los países islámicos que se considera cultura y aquí somos un poco más reacios. Es por ello, por lo que te planteas si realmente existe algún valor universal o si todo el bien es relativo a una cultura.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s