Díaz Ayuso: »Que los madrileños elijan entre socialismo o libertad»

Redacción: Carolina Martín Rosario y Marcos Rodríguez Mesa. Estudiantes Doble Grado Comunicación Audiovisual y Periodismo.

La presidenta Isabel Díaz Ayuso ha roto el gobierno de coalición que tenía con ciudadanos esta misma mañana, así lo ha comunicado en una rueda de prensa en la Real Casa de correos : »Este miércoles he decidido disolver la Asamblea de Madrid y he decidido convocar elecciones por el bien de Madrid y de España y contra mi voluntad.»

Ayuso pide disculpas a los madrileños, pero señala que se ha visto obligada tras el movimiento de moción de censura esta mañana en Murcia. Asegura que si no lo hacía, PSOE y Ciudadanos efectuarían una moción de censura en su contra y afirma que »Madrid no se lo merece».

El vicepresidente Ignacio Aguado de Ciudadanos fue quien atendió a los periodistas este miércoles y confirmó la dimisión de Ayuso “Nos hemos enterado esta mañana”. Lo ha comunicado en una rueda de prensa en el seno del Consejo de Gobierno.

»Es una terrible temeridad convocar elecciones» y »No hay mayor traición que incumplir la palabra y eso es lo que ha hecho Ayuso para unos caprichos electorales que nada tiene que ver con lo que se necesita», afirmó Aguado.

Vox También se ha hecho eco y ha apoyado la iniciativa de la Presidenta de la comunidad de Madrid Comunidad para convocar elecciones anticipadas, a través de su cuenta de Twitter: “ No podemos permitir la entrada de la izquierda por la traición de Ciudadanos”.

Por el contrario, Íñigo Errejón de Más Madrid también ha publicado un mensaje en su cuenta personal de Twitter , en el que ha confirmado que su partido ha registrado una moción de censura en la Comunidad de Madrid con Mónica García como candidata: »Hay alternativa. Se está investigando si esa moción de censura se registró antes o después de la disolución de la Asamblea de Madrid y la convocatoria de elecciones.

Gustavo Martínez: »Pese a mi enfermedad, considero que tengo suerte»

Redacción: Cristina Flores Moleón @cristinaaflores. Estudiante Doble Grado Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Gustavo Martínez Cárdenez, a sus 18 años es estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo de la Universidad Fernando Pessoa Canarias. Tras meses asistiendo a la universidad en una de las clases tuvo que exponer un trabajo oral y en el compartió con el resto de compañeros la enfermedad que padece, algo que rompió todos los esquemas ese día, según su clase.

  1. Gustavo, padeces una enfermedad rara, conocida como mucopolisacaridosis, ¿en qué consiste? 

La mucopolisacaridosis es una enfermedad rara en la cual al cuerpo le falta o no tiene suficiente cantidad de una enzima que es imprescindible. Existen 4 tipos: tipo 1, tipo 2, tipo 3 y tipo 4. En mi caso, padezco el segundo. 

  1. ¿Qué características tiene una persona con mucopolisacaridosis?

Tenemos rasgos faciales muy bruscos, como la cabeza grande, o dedos y brazos que no llegan a estirarse. También caminamos en punta de pie y somos muy bajitos. Dependiendo del tipo de mucopolisacaridosis que se tenga, tendrá estos síntomas más o menos potenciados. 

  1. ¿Cómo averiguaron tus padres que tenías esa enfermedad?

No es una enfermedad que se detecte en el embarazo. Tenía tres años y estábamos en la clase de educación física. Jugábamos a lanzar la pelota y mi profesora inmediatamente se percató de que yo no podía estirar los brazos. A partir de ese momento, mis padres empezaron a llevarme a médicos y a investigar qué me ocurría.

  1. ¿Cómo es tu día a día con esta enfermedad?

Considero que mi vida diaria es de lo más normal y sencilla. No me siento nada diferente con respecto al resto. Sin embargo, sé que los demás si me ven diferente. Por ejemplo, cuando camino por los pasillos de la Universidad noto como los demás estudiantes se fijan en mí, en mi espalda curva, en mi cabeza grande y en mi cojera. Es en esos momentos cuando me acuerdo de que soy diferente. Por lo demás, estoy acostumbrado a tener a diario pruebas médicas o a ponerme cada semana mi tratamiento, el polaramine, que me deja totalmente “frito”.

5.  ¿Y cómo fue tu infancia?

En algunos aspectos, dura. Fui a un primer colegio en el que mis compañeros llegaron a reírse de mí debido a mi físico. Una vez incluso llegaron a tirarme por un descampado, razón por la que mis padres decidieron cambiarme de colegio. Lo malo fue que en este segundo colegio también llegaron a burlarse de mí. 

7. Después de esa dura infancia, ¿Cómo te sientes ahora?

Yo me siento con suerte de que mi enfermedad no haya ido a más. Hay personas con mucopolisacaridosis que no pueden hacer deporte. Yo en cambio si puedo, y de hecho me encanta. Si es cierto que hay muy poca investigación sobre esta enfermedad y estaría muchísimo mejor si se estudiara más. 

8. ¿Y cómo te has sentido en la UFPC?

La verdad que muy bien, estoy contento. Es cierto que ayudó bastante que nadie se conociera cuando llegamos a la Universidad, pues eso hizo que me adaptase mejor. Debo reconocer que a veces soy un poco brusco, pero es una forma de protección. Me hicieron daño de pequeño, así que pienso que a la mínima me pueden estar haciendo algo. 

9. Imagino que te gusta la comunicación ¿Con qué campo te quedas a nivel profesional?  

Por un lado siempre me ha llamado la atención la radio y además, me gusta mucho el periodismo deportivo. Me encantaría llegar a conseguir serlo algún día. 

Quien cuestiona los cimientos no sabe todo lo que sostienen

Néstor Santana García. Estudiante Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

La ética periodística en estos últimos tiempos más que un deber se ha convertido en un calvario: la credibilidad del sector no pasa por su mejor momento. No solo es palpable vía redes sociales, sino que también podemos observarlo en plena vía pública. Los líderes de opinión ya no son periodistas entre los más jóvenes, es más, eso es lo que les genera confianza. Sin tapujos: los periodistas hoy en día están entendidos como unos esclavos sujetos a la máquina de poder. ¿De qué te sirve informarte en los medios de comunicación sino son veraces o creíbles? Esto lleva a la sociedad a fijarse en nuevos líderes de opinión fuera del ámbito periodístico, debido a que su ética o moral no se va a ver cohibida por una editorial de prensa.

Tras esta reflexión, ¿Un periodista realmente es un esclavo de la máquina de poder? Si bien las informaciones dopadas van bajo sello periodístico, normal que el ciudadano de a pie pierda la credibilidad sobre el periodismo. Pongamos por ejemplo lo sucedido en La 1 de RTVE el día que compareció Rajoy, Presidente del Gobierno del momento, en los tribunales. Mientras todas las cadenas emitían y analizaban en directo cómo se sometía a interrogatorio por primera vez a un Presidente, el ente público omitió este hito. En vez de sintonizar el hecho al igual que el resto de las cadenas generalistas, decidió continuar con su programa “La Mañana”, presentado por María Casado, en donde la agenda setting se basó en el caso Juana Ribas, la emprendeduría y Saber Vivir ¿Podemos cuestionar el código deontológico y la credibilidad de la presentadora? No lo creo. Si bien la corporación pública está sometida al poder gubernamental, la presentadora simplemente está haciendo su cometido: presentar su programa.

Pongámonos en su papel, la presentadora es la cara del programa, su función se limita a conducir el espacio más que ha decidir sobre él. Por tanto, yo también hubiera actuado como lo hizo ella. Ahora bien, es totalmente reprochable al equipo directivo: quien posee la falta de ética es el que decide censurar el tema, el que a pesar de saber la relevancia de la información decide silenciarla.

La mudanza del nuevo

Pedro Manuel Santana Cabrera (@pedrosc01), alumno del Doble Grado en Periodismo y Comunicación Audiovisual.

Pedro Sánchez aprueba la exhumación del general Franco Del Valle de los Caídos”, “Las visitas al Valle aumentan y ya no hay fechas para casarse ante el generalísimo”, “La fundación Francisco Franco incrementa su número de socios”, esto solo son algunos de los titulares de la prensa nacional desde que el gobierno socialista tomara posesión de su cargo en Junio de 2018, hoy el titular cambia, hoy el dicho pasa al hecho. Desde esos inicios del joven Sánchez, numerosos ciudadanos cuyos familiares cayeron luchando contra el régimen franquista esperan el traslado del dictador en pro de restaurar la memoria histórica, quince meses de espera en los que la Falange aparenta haberse reencarnado en el pueblo español, y ante esta división civil se mantiene inerte y expectante el resto de la sociedad que ha tomado como estilo de vida aquella estrofa de Karina que decía “mirar hacia delante es vivir sin temor”. Pero… ¿es esto lo que necesita la memoria histórica? ¿ es esto lo que hará olvidar las 500.000 vidas perdidas en la guerra de españoles contra españoles o por lo contrario solo exaltará la sed de venganza de los bisnietos de unos y otros?

Estamos ante un claro caso de populismo desmedido en tiempo de inestabilidad política, donde cada voto cuenta, o al menos contaba. Es casi insultante que la primera medida expuesta por el gobierno de Sánchez fuese la exhumación del cuerpo ya consumido del dictador Franco, cuando claramente no es la inversión que hará limpieza sentimental a los descendientes de aquellos que cayeron ante el águila negra, no es restauración de la memoria histórica sacar y enviar de tour por España al que debe ser olvidado, dando pie con esto a la exaltación de aquello que ya habían callado, de aquellos adolescentes del siglo 21 que ni conocían a Franco, como dice Juan Chicharro Ortega, presidente de la Fundación Francisco Franco, y que ahora creen ser la viva imagen de la falange más activa.

Tal vez el gobierno socialista debió comenzar a trabajar en políticas sociales, en disminuir el paro, a mejorar la sanidad, en dar solución al desafío independentista, llevar ante la ley a los corruptos, poner fin a la violencia de género, o incluso a general diálogo y consenso en el congreso, en definitiva hacer una España nueva tal y como decidieron asumir con su moción de censura al presidente M. Rajoy, en vez de hacer demagogia barata tras las siglas de la Restauración de la memoria Histórica con la que ocultar su ineficacia en la gestión que estaban a punto de comenzar, si Sánchez y su elenco político hubiesen recordado a todos aquellos que realmente hicieron historia,
aquellos que la escribieron, la cantaron, la interpretaron, la redactaron, expusieron y criticaron, a todos aquellos que con las lanzas que atraviesan corazones abanderando la cultura, dieron nombre en todo el mundo a nuestro país, aquellos que no abandonaron, sino que fueron echados a punta de pistola de la tierra que les vio nacer, en definitiva traer a todos los que con su voz y pensamiento dijeron: ¡No al Régimen! Lo que daría vida a la memoria histórica en vez de dar protagonismo al quien envió al exilio, a la fosa común o a la cuneta a todo el que le plantó cara.
Es momento de que los españoles dejemos de caminar por el sendero que nos dibujan con dorada bisutería los políticos que ocupan el cuero resplandeciente de las sillas del congreso donde dedican su tiempo a hacer de la cámara que representa la democracia española un plató de “Sálvame Diario” donde todo vale y nada se hace. Y más aún ahora que nuestros ilustres representantes nos brindan nuevamente la oportunidad de dejarles un poco más claro con nuestro voto, que ya está bien de tanta estrella invitada, de tanto dedo acusador, de tanta miseria política de querer recibir y no dar, en otras palabras de tan poca dignidad política.
Me sumo a las palabras de Jorge Luis Borges “yo propondría que los políticos no fueran personajes públicos” y es que cada vez tienen más de personajes y menos de públicos, menos de trabajadores del pueblo, menos defensores de España, de su cultura y sus gentes. Es momento de apagar los focos y cámaras y de dar un paso hacia delante, pero dándole la mano a todos los que con tinta, pólvora o sangre hicieron que hoy, o mejor dicho en un mes, los biznietos de las víctimas y de los verdugos de la dictadura puedan decidir qué España quieren ver, y qué cara quiere que sea la representante de la cuadragésima etapa de la democracia que se mancha poco a poco de extremismo, populismo, división y decepción.

Pasen y vean

Pedro Manuel Santana Cabrera (@pedrosc01), alumno del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Puede que no se hayan enterado, pero si tenían pensado hacer algo el próximo 10 de Noviembre, pueden ir aplazándolo, o no. Todo ello dependerá de una decisión, una que ya ha tomado 4 veces en estos 4 años, no, no es apuntarse al gimnasio un lunes… Hablo de votar. ¿Votar el qué? y ¿Votar a quién? Pues a los de siempre, puede que cambie el color, incluso la dirección, pero son los mismos.
No se lie, al fin y al cabo, seguramente no será su primera vez, incluso podemos decir, que somos expertos en votar.

Qué país más interesante el nuestro, ¿verdad? Año 1951, plena dictadura del General Franco, nadie, nadie se podía plantear a quien debía votar, se les había arrebatado el poder de elegir quién querían que los representara, un líder se había impuesto, algo que se prolongó hasta el 15 de junio de 1977, entonces todo cambió. Las elecciones vuelven a nuestro país, la España demócrata vuelve del exilio, y llega para quedarse. Año 2019, tan sólo 42 años después, podemos denominarla como una democracia“joven”. Sorprende que en solo 42 años hemos pasado, del no votar nunca, a cogerle “gustillo” a esto de acudir a las urnas. En un auténtico panel de “piscolabis” se han convertido las cabinas electorales, si esa estantería gris con una cortinilla revenida por la que se te ven los piececillos, todo nuevas tecnologías, en ellas hay de todos los colores, hasta 5 hemos visto, distintas ideologías, unas sobre otras sin espacio ni tiempo para verlas todas, y antes de salir, recuerda meter la sepia y sobre sepia, la blanca en sobre blanco… . Y ahora disponte a votar, ¿dónde?, te preguntarás confuso entre los votantes, pocos y cada vez menos, pero votantes, pues en las rudimentarias mesas, con sus rudimentarias listas por apellido y calle. Creo que lo más trágico es convocar elecciones cada dos por tres, haciendo que este acto democrático de elección acabe perdiendo toda seriedad, que esto se quede en un ir y venir de votos que caen el balde, y es que toda esta situación mina toda confianza, o la poca que les quedaba, a los ciudadanos españoles.

En pocas palabras, el hemiciclo se engalana de circo visto que a la vista de una cuarta función, con unos actores que, tal vez con trajes nuevos y colores diferentes, van a dar nuevamente su bochornoso espectáculo, y con una entrada muy cara para un público ya cansado de tanta pirueta revenida. Es como un truco de magia, cuyas bromas atentan contra la sostenibilidad de un país. ¡Esto, ya no hace gracia a nadie!

El valor de la verdad

Adrián Haro Arroyo. Estudiante Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Toda vocación necesita estar limitada por unos valores preestablecidos para una grata convivencia entre los profesionales. Es una característica innata en nuestra civilización. Cada individuo construye su ética a medida que se va desarrollando como maestro de su propio oficio. Sin embargo, una de las ocupaciones más conflictivas del mundo contemporáneo es, sin duda, la del periodista. Antaño este cargo era invisible, no tenía relevancia popular. A finales del siglo XIX los grandes avances intelectuales y progresistas provocaron el nacimiento de lo que hoy conocemos como la industria de la información. Por primera vez la circulación del conocimiento estaba al alcance del pueblo, las personas conocían los hechos más notorios ocurridos.

Adrián Haro Arroyo comprometido con la ética.

“Las malas personas no pueden ser periodistas”, esta frase del periodista Ryszard Kapuscinski ilustraba cómo debe o debería ser el oficio de todo comunicador. El cuarto poder lo llaman. Su principal función es la de transmitir conocimiento a toda la sociedad, de esta manera otorga la capacidad de controlar no sólo la opinión popular, sino de generar presión a los tres poderes: el ejecutivo, el legislativo y el judicial. Un mal uso puede ocasionar mucho daño e incluso causar inestabilidad. Por ende, el código deontológico es tan imprescindible.
Responsabilidad, compromiso, respeto, humildad, valores inexcusables para todo futuro articulista.

Existen numerosos ejemplos del empleo indebido de estos códigos morales. Durante la Segunda Guerra Mundial, el partido nazi aprovechó la influencia de los medios de comunicación para generar una realidad ficticia hacia los alemanes sometidos. “Una mentira repetida mil veces se convierte en una realidad”, el ministro de propaganda Joseph Goebbels, por aquel entonces, ya percibía las ventajas maliciosas de las cuales el periodismo podría brindar a la autoridad.
En efecto, un mundo sin villanos es utópico. A pesar de este hecho innegable todo periodista debe vigilar los actos que incurre hacia el público que consume los contenidos. La realidad de millares de personas depende de ello, si se recurre a intenciones perniciosas se estaría cometiendo una traición a la esencia de todo informante.

Ambición, credibilidad y vocación

Andrés Arencibia Almeida. Estudiante Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

La ambición, credibilidad y la vocación es la madre naturaleza de un comunicador profesional. Como la tabla periódica, son elementos con comportamientos similares dentro del abanico periodístico más serio y riguroso. “Sin música la vida sería un error”, asentía Friedrich Nietzsche. Y, sin un ente con la fuerza de controlar los tres poderes mencionados, no se llegaría a alcanzar el virtuosismo de la palabra, de los valores que sustentan el buen periodismo.

La deontología profesional se ha definido de tal forma que genera una tendencia a pensar únicamente en principios o deberes morales. Un mundo lleno de interpretaciones según cada sujeto. Pocos, muy pocos, se llegan a acordar de la existencia de un código deontológico, verdad que no agradaría a Jeremy Bentham. Esa especie de manual es la Biblia de toda persona con aspiraciones a llamarse profesional. Más aún en el periodismo, donde miles y miles de usuarios recurren a los diarios como principales modelos de sabiduría informativa.

La importancia de la deontología periodística ya no solo se queda instaurada en la mente individual o marcada en el propio papel. También narra, implícitamente, las actitudes de la sociedad ante cuestiones como determinar qué es lo correcto y cuáles son los límites a trazar. De hecho, fue en 1860 cuando se plantea por primer vez la figura del periodista. El público necesitaba representantes capitales del proceso de información, un grupo de profesionales capaces de delimitar con certeza el correcto uso de las palabras. Es por esta época cuando el periodismo empieza a profesionalizarse, a mejorar sus herramientas gracias a una sociedad, por aquel entonces, suficientemente estricta.

El consciente desarrollo de la disciplina tratada propiciará una oleada de grandes versados. No obstante, es el generador de noticias quien tiene la última decisión. Aplicar o restar hierro a la deontología periodística prevalece y prevalecerá en la conducta y en el criterio de los responsables del cuarto poder.

El fútbol como protagonista

Óliver Viera Navarro. Estudiante del Doble Grado en Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Twitter: @OliverViera30 Instagram: @oliverviera3

FC Barcelona, Atlético de Madrid y Real Madrid, tres de los mejores equipos del mundo en un mismo día. Pude ser testigo como aficionado de ver estos partidos en menos de 24 horas, en una ciudad con el sentimiento futbolístico a flor de piel y la compañía inestimable de mi padre. Sí, estoy hablando de Madrid. Ciudad donde militan 4 equipos en Primera División y 3 en la categoría de plata del fútbol español. Mejor escenario, imposible.

Desde que supe que podría cumplir este sueño, en mi cara se podía dibujar una sonrisa de oreja a oreja. Era la oportunidad de mi vida y no podía dejar de pensar en ella.

Nada más llegar a Madrid un sábado a mediodía, pusimos rumbo al Coliseum Alfonso Pérez– estadio del Getafe-. Un trayecto que se hizo aún más mágico gracias al taxista, que era casi o tal vez más seguidor que nosotros del fútbol, un señor que parecía un cronista del Atlético de Madrid, abonado desde hace años. Esperaba con entusiasmo el partido de esa misma tarde, el derbi madrileño en el Wanda Metropolitano. Lo que él no sabía es que nosotros íbamos con el máximo rival del club colchonero, el Real Madrid.

Llegamos a nuestro destino: por primera vez pisaba Getafe. Tras dar un paseo y ver los alrededores del estadio, nos fuimos a comer al Foster´s hollywood -franquicia estadounidense- donde nos encanta la tarta ‘Muerte por chocolate’, el día lo requería. Llegamos al Coliseum Alfonso Pérez donde sentí -como si ya lo hubiera vivido- el mismo ambiente del Estadio Insular que tantas alegrías dio a la Unión Deportiva Las Palmas. Mi padre, en numerosas ocasiones, me ha contado la importancia y trascendencia del antiguo estadio amarillo. En ese escenario, Las Palmas tocó el cielo y vivió la mejor época de su historia.

El templo azulón se asemeja al mismo. Sin pistas de atletismo, el campo parece una olla a presión. En los primeros minutos, los azulones salieron a por todas y, gracias al empuje de la afición, pusieron en serias dificultades al FC Barcelona. Una vez superado el primer cuarto de hora, el Barca impuso su dominio en las dos áreas. Contundencia atrás y eficacia en ataque. En Getafe, los blaugranas consiguieron la primera victoria a domicilio de la temporada.

Sin pausa y sin descanso, tras terminar el encuentro, partimos hacia al Wanda Metropolitano -la joya de la corona de la visita-. Vanguardia arquitectónica. Desde su inauguración en 2017, se sitúa en la cúspide de los estadios actuales del mundo futbolístico. Los aledaños del estadio tienen un encanto peculiar. Se observan frases que representan la ideología del club: “Coraje y Corazón”, “Otra forma de entender la vida”. Y además, tenía especial curiosidad por ver las placas de jugadores que han superado la centena de partidos con el Atlético de Madrid. Entre ellas, estaban las ansiadas placas de Courtois y Griezmann con ratas de peluche solapadas en la parte superior.

En el interior del estadio, pude ver a Roberto Carlos y Emilio Butragueño. Estaban, a pie de campo, con la previa del derbi para Real Madrid TV.

El Wanda Metropolitano fue testigo, por segunda vez, del derbi más grande del fútbol español. Sin embargo, nadie pudo cantar un gol. Fue una partida de ajedrez en la que ninguno dio un paso en falso.

Se esperaba más de un duelo de semejante exigencia. Desde el pitido inicial, el Real Madrid llevó la voz cantante del partido pero la solidez defensiva de los rojiblancos imposibilitó la apertura del electrónico. Nada se pudo reprochar a un Madrid que no concedió ni un solo tiro a puerta al cuadro local y que vivió en campo rival.


¿Invisibiliza nuestra lengua a la mujer?

Andrés Arencibia Almeida. Estudiante Doble Grado de Comunicación Audiovisual y Periodismo.

El 2 de diciembre de 2018, Álex Grijelmo publicaba en la sección de cultura de El País un interesante análisis sobre la discriminación que sufre la mujer y el uso del masculino genérico. A raíz de unas declaraciones de un popular grupo feminista, cuestionaba con numerosos argumentos de autoridad el hecho de si realmente nuestra lengua hace que la figura del sector femenino se vea en un segundo plano con respecto a la del hombre.

La primera cuestión que el lector puede llegar a plantearse tras leer el texto del autor burgalés es la diferencia entre sexo y género. El primer concepto es una característica
biológica de los seres humanos mientras que el segundo concepto es una propiedad
gramatical, propia de la lengua. Con la parte teórica aprendida, podemos observar usos como “diputados y diputadas”. Este caso no deja de ser correcto, sin embargo, es
redundante e inadecuado ya que el masculino es el género no marcado en el español.

La economía del lenguaje se ve claramente afectada con este tipo de repeticiones. En
nuestros tiempos, la tendencia a simplificar nuestra escritura contradice este intento por tratar de “no invisibilizar a la mujer” dentro de la lengua española. Ya lo adelantaba el propio Nicholas Carr en su obra Superficiales, la sociedad actual se ha vuelto cada vez más cómoda a la hora de expresarse. Ahora bien, ¿por qué se pretende sintetizar en ciertos ámbitos y en otros no?

Como comentaba Álex Grijelmo, el ser humano confunde ausencia con invisibilidad. Por no aparecer en el significante, se tiende a pensar que se omite el significado completo de la palabra. De ahí que surjan movimientos en contra de esta acción y a favor de implantar un sistema gramatical que mencione explícitamente la palabra “diputados” y la palabra “diputadas” en la misma frase.

“La RAE se reafirma en rechazar el lenguaje inclusivo. Esas expresiones del tipo “todos y todas”. Este fragmento está recogido a finales de noviembre del año pasado en un artículo de El Mundo, donde deja en evidencia la posición de la institución y su “no” a cambiar la lengua. Por tanto, se puede deducir que el supuesto machismo del lenguaje, mencionado por Grijelmo, ha sido duramente respondido.

Como señala la propia RAE, el problema es confundir la gramática con el machismo. Del mismo modo la duda entre ausencia e invisibilidad, donde encontramos cierta confusión con dos términos absolutamente distintos. La conciencia de cómo empleamos el idioma es, la solución más acertada a esta problemática que nos guía a no cometer actos que puedan llegar a discriminar a la mujer.

“Lo del lenguaje inclusivo es una de esas modas que pasan, como el ‘hula hoop” (Félix de Azúa, Volver la mirada, 2019). El miembro de la Real Academia Española afirma en su nueva obra que la actitud de ciertos colectivos y su intención de modificar la lengua es una mera cuestión pasajera, que tiene fecha de caducidad. A día de hoy, el planteamiento que realiza Félix de Azúa no parece estar desencaminado. Pese a que una de nuestras mayores preocupaciones reside en el lenguaje inclusivo, la actualidad siempre acaba imponiéndose y termina evolucionando hacia otros temas.

Además, deja claro que el género masculino, “por ser el no marcado, puede abarcar el
femenino en ciertos contextos
”. Coincide con Alex Grijelmo en que el contexto, es decir, la realidad es determinante para comprender la intención del emisor en la acción comunicativa. Aún así, si el sujeto dispone de un registro no restringido, conoce los mecanismos de la lengua y sabe en qué momento debe utilizar cada término, esto facilitará que baje el porcentaje de protestas en cuanto a la supuesta invisibilidad que hace nuestra lengua española a la mujer.

“Históricamente la lengua no ha evolucionado a impulsos conscientes de alguien, sino
por sus propias dinámicas” (Pedro Álvarez de Miranda, 2018). Esto indica que la lengua persigue su propio cauce, su naturaleza. El ejemplo más obvio es el paso del español medieval al español actual.

El experto en lexicografía histórica asegura que «la mujer ha traído cambios en la
lengua, pero no hay que forzar la maquinaria”
. A lo que Alex Grijelmo no se
mostraba tan pasivo y cauteloso cuando hace alusión al lenguaje inclusivo. Este último autor refleja una visión catastrofista al afirmar que los géneros masculinos serán asaltados por las mujeres, como ya ocurrió con ‘homenaje’ y ‘patrimonio’.

Si existe algo que nos mantiene unidos como comunidad hablante es nuestra lengua. Al igual que opina Grijelmo, es absurdo buscar el conflicto en el terreno gramatical.
«Haters gonna hate». No sería un mal slogan para representar a los grupos feministas que acusan a nuestra lengua de invisibilizar a la mujer. Un supuesto machismo del lenguaje que desde tiempos inmemorables ha evolucionado para bien y con la intención de crear inocentes significantes que no solo abarcan el género masculino, también al género femenino.

#UFPC #PeriodismoyComunicaciónAudiovisual #ComentarioCrítico #Sobrelamujer

La Masturbación intelectual

Adrián Haro Arroyo. Estudiante Doble Grado Comunicación Audiovisual y Periodismo.

Uno de los pecados capitales que caracteriza al ser humano es la lujuria. Este mal ha hecho que tanto los hombres como las mujeres realicen acciones perjudiciales hacia otros por el mero hecho de sentirse satisfechos sexualmente. En los tiempos de Grecia se realizaban orgías entre mujeres y hombres, dejando de lado los prejuicios, cuentan algunos autores de la época.

La poesía nos ha permitido representar emociones por medio del lenguaje intelectual y poético, haciendo uso de simbologías que transmitan el mensaje que queramos aportar a los destinatarios. El poeta desnuda su alma y cuenta sus secretos más ilícitos y morbosos de una manera bella y fresca.

La masturbación es considerada un tema tabú. Si te masturbas mucho eres un depravado sexual, y si no te masturbas eres un ser asexual. La forma en que el ser humano se relaciona con los demás permite especular lo que sienten, cómo piensan y el motivo de ese comportamiento ante las personas. Cuando ocurre el fenómeno masturbatorio ocurre un proceso muy complejo en el cerebro, éste segrega sustancias como la dopamina y la serotonina.

Cuando tiene lugar hechos que nos aportan una satisfacción parecida al orgasmo, se le
conoce como masturbación intelectual. Este tipo de fenómeno entusiasma genera una química que te hace sentir más poderoso mentalmente. Sucede lo mismo cuando llamas a individuos para tener conversaciones profundas, conversaciones intensas cognitivamente. Sigue el mismo proceso que la poesía que pregono; es una especie de masturbación intelectual que genera una química determinada, solo que menos emocional y más intelectual.

Pero existen riesgos para aquellos que quieran practicarla. Como debes saber esto es una masturbación, es decir, si pretendes que es la realidad, cuando termine te sentirás solo. Puede provocar que tu frustración sea mayor. Además entenderlo no significa que lo sepas hacer. El comprender lo que hizo un tipo brillante, no te hace brillante a ti. Creo y me entusiasma que tiene un efecto estimulante imprescindible para fomentar la iniciativa. Pero como todo generador de emociones, hay que ser consciente de cuál es la realidad.