¿Crónica de un fracaso anunciado?

Redactor: Iván Icígar. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual.

España cae ante Marruecos en los octavos de final del Mundial de Qatar y queda fuera de la competición con una imagen muy pobre.

Fuente: El Confidencial

Después de la contundente victoria por 7-0 frente a Costa Rica, la ilusión por La Roja en la presente cita mundialista se elevó exponencialmente. En el siguiente encuentro la selección jugó un partido muy competido frente a la Alemania de Hansi Flick. En el partido final de la fase de grupos contra Japón se vieron la gran mayoría de costuras de España, llegando incluso a estar fuera del torneo durante 3 minutos, clasificados como segundos de grupo. Este partido generó muchas dudas respecto a Luis Enrique y sus jugadores, era un toque de atención muy serio. Con la derrota España evitaba el supuesto cuadro más complicado a la vez que en vez de a Croacia se iban a medir a Marruecos.

El juego de España contra los marroquíes fue gris, sin profundidad ni sangre. El único jugador que metía la pierna, presionaba y se partía la cara por el equipo fue Gavi, sustituido inexplicablemente por Luis Enrique en el minuto 63. La sorpresa del XI fue la inclusión de Marcos Llorente, superado constantemente por Boufal a la vez que todo el juego del equipo entrenado por Walid Regragui se dirigía hacia la banda del lateral diestro español. Busquets y Pedri jugaron su peor partido en toda la competición, además que estuvieron presentes en los 120 minutos de la eliminatoria. Ferran Torres fallón en todos los aspectos posibles del juego, Dani Olmo invisible y Asensio no termina de adaptarse a la posición de 9. La pareja de centrales fue la más consistente de la Selección. Poco mejoró con los cambios, el único que aportó fue Nico Williams que con desequilibrio rompía la defensa de Marruecos en cada acción, le faltó algo de precisión. 

Después de unos 90 minutos con poco fútbol, el partido se fue a la prórroga. El tiempo reglamentario siguió en la misma línea que el resto del encuentro, posesión estéril de España mientras los jugadores africanos esperaban un contraataque para matar el partido. Marruecos tuvo algunas ocasiones de peligro pero la mayoría en fuera de juego. En el minuto 118, con una tanda de penaltis inevitable, Luis Enrique dio entrada a Pablo Sarabia sacando del campo a Nico Williams. Aviso para navegantes: hacer un cambio pensando en los penaltis nunca sale bien, el karma del fútbol. 

Es la hora de los penaltis, el peor momento del balompié si eres aficionado de uno de los equipos y el mejor si eres aficionado promedio. En la rueda de prensa antes del partido el seleccionador asturiano mencionó que los penaltis no son una lotería, se trabajan. Además de mencionar en repetidas ocasiones en su Twitch que tras la Eurocopa le pidió a sus jugadores que tiraran más de 1000 penaltis antes del Mundial. España demostró que no estaba preparada para la situación, los tres tirados fallados y sólo uno parado por Unai Simón. Hincapié en que Soler era el especialista y que Sarabia entró simplemente por la tanda (no había fallado ninguno en su carrera). Marruecos derrotó a La Roja por 3-0 en la tanda de penaltis y avanzó a los cuartos de final donde se medirá a Portugal.

Es importante sacar dos datos a la palestra: después de ganar el Mundial de Sudáfrica en 2010, España sólo ha ganado 3 partidos mundialistas (Australia 2014, Irán 2018 y Costa Rica 2022). Y la Selección Española ha caído en tres torneos consecutivos por tanda de penaltis (contra Rusia en 2018, Italia en 2021 y Marruecos en 2022). Da mucho de qué pensar, se podría decir que el fútbol es injusto pero en esta ocasión no lo compro. De estos tres partidos el único en que España hizo méritos para pasar fue en la Eurocopa contra Italia. No obstante en estos últimos mundiales los partidos son un calco, más de 1000 pases sin profundidad ni verticalidad; con falta de ambición y valentía. 


La etapa de Luis Enrique como seleccionador es buena, ha revitalizado el estilo de juego añadiendo matices que lograron que España vuelva a competir como antaño. Sin embargo, caer de nuevo tan pronto y contra un equipo inferior es muy duro, y sí, un fracaso. Es complicado que siga en el cargo sin tener contrato. Mucha parte de la afición y la prensa está en contra; y no son muchos los argumentos futbolísticos para su renovación tras el descalabro mundialista. Los medios sitúan a Marcelino García Toral y Roberto Martínez como los principales candidatos a sustituir a Lucho. Igual son lo que España necesita, o no, quien sabe. Lo que sí es casi seguro es que La Roja necesita un cambio real en el estilo de juego.

Gracias Lucho

Redactor: Iván Icígar. Estudiante de Periodismo y Comunicación Audioviusal.

Luis Enrique ha conseguido revitalizar a la Selección Española tras varios años complicados después del fin de ciclo de la mejor generación de futbolistas españoles de la historia.

Fuente: Món Esport

Contextualización

Después del fracaso en el Mundial de Rusia, Luis Rubiales buscó un nuevo seleccionador que consiguiera que la transición de la Selección fuera la mejor posible. Se decidió contratar a Luis Enrique Martínez, antiguo entrenador del Barça y ex internacional absoluto con La Roja

1ª Etapa

Fue presentado ante la prensa el 19 de julio de 2018 y dejó el siguiente titular: «Nos esperan grandes retos y grandes objetivos. ¡A por ellos!» Transmitía mucha ilusión y ambición. Aseguró que su visión del Tiki Taka tendría ciertos matices y sin duda que su primera lista iba a sorprender a propios y extraños. 

Su primera convocatoria tuvo muchos cambios respecto a la lista ofrecida por Lopetegui para el Mundial: se quedaron fuera algunos fijos como Jordi Alba o Koke Resurrección; hizo debutar a Dani Ceballos y Suso; recuperó para la causa a un viejo conocido en Raúl Albiol; e hizo una gran apuesta en Diego Llorente que pese a estar lesionado le convocó de todas formas.

Fuente: Selección Española de Fútbol

Debutó con una victoria por 1-2 frente a Inglaterra en la UEFA Nations League y posteriormente goleó por 6-0 a la vigente subcampeona del mundo, Croacia. En sus primeros 10 partidos como seleccionador tuvo un balance de 6 victorias, 2 empates y 2 derrotas; con un porcentaje del 66,6% de victorias. La propuesta de juego era atractiva y novedosa, con mucha posesión pero la circulación rápida de balón provocaba mucho peligro y verticalidad. Su apuesta por la juventud mezclada con veteranos era cuanto menos ilusionante. 

Por desgracia, el 26 de marzo de 2019, el asturiano tuvo que abandonar el cargo por tiempo indefinido debido a motivos de fuerza mayor. Le relevó su segundo de confianza, Robert Moreno hasta que le otorgaron un puesto fijo. Dejó dudas al frente de España y además cuando Lucho mostró su intención de regresar, el catalán no quería cederle el puesto que originalmente era suyo. Por suerte, Rubiales cesó a Moreno para traer de vuelta a Luis Enrique y así continuar con el proyecto que había comenzado en 2018.

Fuente: El Desmarque

2ª Etapa

Se le presentó el 19 de noviembre de 2019, declarando que su antigua segunda espada era desleal y no quería volver a trabajar con él. Lucho declaró su intención de continuar con su propuesta vista en la primera etapa; aunque esta vez veremos cómo iba a hacer muchos más cambios y reforzar mucho una idea de club en la Selección.

Debido a la pandemia del COVID-19, Luis Enrique no tuvo oportunidad de ofrecer su primera lista en marzo del 2020. Tuvimos que esperar hasta agosto para ver su nueva convocatoria. Ésta vino de la mano de muchos cambios: Unai Simón, Reguilón, Eric García, Óscar, Adama Traoré y Ansu Fati iban a debutar con La Roja

En su re-debut al frente de la Selección empató por 1-1 contra Alemania en la Nations League, posteriormente en territorio español se ganaría a los alemanes por un contundente 6-0 en uno de los mejores partidos dirigidos por Lucho con España. Los resultados eran irregulares y las sensaciones no convencían a la vez que las convocatorias eran polémicas. Todo ello hasta que llegamos a la Eurocopa.

Sergio Ramos, el capitán de la Selección, se quedó fuera de la lista final para el torneo. Sí entraron Pablo Sarabia y César Azpilicueta como sorprendentes. Fue una convocatoria muy criticada por los aficionados, pero estas opiniones no frenaron a “La Luchoneta”. 

Fuente: Selección Española de Fútbol

Después de un comienzo dubitativo en la fase de grupos, ya en las eliminatorias los jugadores mostraron su mejor nivel eliminando a Croacia por 5-3 en octavos de final y a Suiza por penaltis en los cuartos. El partido de semifinales contra Italia fue épico, luchamos frente a los futuros campeones y caímos de forma injusta en la tanda de penaltis. España cayó, pero se confirmó como una de las 4 mejores selecciones de Europa, varios de los jugadores jóvenes se consagraron y la Selección volvió a representar el orgullo de un país después de varios años.

En la Nations League del 2021, cobramos venganza a Italia, eliminandolos en las semifinales por un marcador de 1-2, con exhibición de Gavi, apuesta de Luis Enrique, incluida. En la final, derrota contra la Francia de Karim Benzema y Kylian Mbappé por un gol en fuera juego mal arbitrado. Otra vez la Selección cayó con mucho orgullo.

Fuente: MARCA

Por último nos encontramos en el presente, en el Mundial de Qatar. De nuevo Luis Enrique sorprende con su lista llena de jugadores nóveles en un Mundial, pero llenos de confianza e ilusión. Debutamos con un 7-0 frente a Costa Rica, en un estreno idílico con el que es imposible no ilusionarse.

A todo ello hay que añadirle a Luis Enrique su nueva faceta como streamer. Una idea que por descabellada que parezca, es una grandísima oportunidad para acercar a La Roja a la afición. 

Reflexión Final

Sin duda alguna Luis Enrique ha logrado el objetivo que tenía marcado, devolver la ilusión a los españoles, formando un bloque sólido en el que todos los jugadores van a una y se divierten en el campo. No está asegurado ganar el Mundial, lo que sí es seguro es que la Lucho y la Selección lo van a dar todo.

Fuente: SPORT